• Blog

Beneficios de la ventilación natural en naves industriales

En pleno siglo XXI, industria y eficiencia deben ir de la mano para garantizar un desarrollo sostenible a nivel energético y empresarial. En este sentido, la ventilación natural en naves industriales es una solución inteligente y adecuada para naves logísticas en las que se mueven grandes volúmenes de aire. Hay que destacar también la obligatoriedad de dar cumplimento a las exigencias regulatorias al respecto, como es la normativa técnica sobre calidad de aire interior DB HS3 del Código Técnico de la Edificación, que exige una correcta ventilación del edificio para garantizar la salubridad en el interior del mismo.

Gracias a este método, las empresas logran en sus instalaciones un confort óptimo para el personal y el equipamiento. Además, los beneficios de la ventilación natural en naves industriales van más allá de ello. Lo analizamos en las siguientes líneas.

Con la ventilación natural, las empresas logran en sus instalaciones un confort óptimo para el personal y el equipamiento.

Como comentábamos anteriormente, el futuro industrial pasa por lograr instalaciones y edificios más sostenibles, eficientes y respetuosos con el entorno. Por ello, la ventilación natural supone ir un paso más allá. Así pues, con la constante renovación del aire en una nave industrial se cumplen estas ventajas:

  • Mejorar las condiciones ambientales.
  • Controlar las condiciones térmicas que pueden afectar a los trabajadores, maquinaria o productos.
  • Optimizar el acondicionamiento térmico de la nave.
  • Reducir la concentración de gases o partículas a niveles adecuados.
  • Erradicar la presencia de bacterias.

Apostamos por el free cooling, una de las tecnologías más eficientes de refrigeración natural que aprovecha las temperaturas más bajas que se dan durante la noche, para recircular el aire en el interior de la nave y de este modo, igualar temperaturas, enfriado los espacios interiores gracias a la renovación constante.

Aspectos a tener en cuenta para una ventilación industrial eficiente

Queda claro que el objetivo de los sistemas de ventilación natural, además del ahorro energético y económico, también es alcanzar la calidad óptima del aire interior. Por ello, la renovación del aire y el intercambio de gases (interior/exterior) debe convertirse en una realidad. Con todo y para que este pretexto se cumpla es fundamental tener en cuenta varios aspectos a la hora de diseñar una ventilación industrial que sea eficiente y adecuada a cada espacio. 

Por ello, hay que analizar:

  • El volumen del edificio o nave industrial.
  • Los materiales que componen los cerramientos de cubierta y fachada, así como la existencia de lucernarios.
  • Las potencias térmicas instaladas en maquinaria, luminarias y número de personas que ocupan el interior.
  • La existencia de focos de calor. 
  • El tipo de actividad industrial que se desarrolla.

De este modo y teniendo en cuenta los puntos anteriores, se diseña un sistema de refrigeración natural adecuado para conseguir el máximo rendimiento y ratios de ventilación, además de cumplir con la doble función que tienen los aireadores, de cumplir con la normativa existente en materia de protección contra incendios. 

En base a unos parámetros, se diseña un sistema de refrigeración natural adecuado para conseguir el máximo rendimiento y ratios de ventilación

Siguiendo estas pautas, se define un sistema exclusivo para cada espacio: se determinan la cantidad de ventiladores HVLS o exutorios que se necesitan, o en su caso, la combinación de ambos sistemas; en qué puntos se deben instalar las entradas y salidas de aire, encargadas de generar las corrientes de aire necesarias para recircular el aire, pero a su vez controlando su velocidad. De esta forma conseguimos por un lado renovar el aire viciado y, por otro, reducir la sensación de calor en un ambiente sobrecalentado. 

La importancia de gestionar correctamente la ventilación natural

Cada día oímos hablar más de los edificios inteligentes, de sellos de calidad BREEAM, LEED, VERDE, etc, pero ,en la gran mayoría, o no se aprovechan bien las instalaciones de ventilación o simplemente se gestionan de forma incorrecta. Existen estudios realizados por Massachusetts Institute of Technology (MIT), con pruebas reales en los que se demuestran que en muchas ocasiones, el aire acaba desplazándose y moviéndose en sentidos equivocados sin conseguir realmente las grandes ventajas que puede ofrecer una correcta ventilación natural.

En resumen, los sistemas de ventilación natural aportan infinidad de ventajas, al tiempo que se convierten en un gran aliado de la protección contra incendios, pero es necesario un buen análisis previo de cada instalación, para determinar si realmente es lo que necesitamos en nuestras instalaciones.  

No esperes más y cuéntanos tu caso. ¡Creamos la solución que necesitas!

Comparte

Deja una respuesta