• Blog

Todo lo que debes saber acerca de los techos suspendidos a la hora de diseñar un SCTEH

Marc Martínez

Sales Manager

Diseñar un SCTEH en base a la instalación a la que nos enfrentamos es fundamental si queremos que sea efectivo. Así pues, a la hora de diseñar un SCTEH en un espacio considerado techo suspendido es clave conocer diversos aspectos. Cabe mencionar que debemos considerar un techo suspendido a la concepción de una estructura bajo cualquier tipo de cubierta con el fin de crear un espacio intermedio. 

Existen dos tipos de techos suspendidos: completamente cerrados o parcialmente abiertos. Esta diferenciación se basa en función de las necesidades que los techos suspendidos deban cumplir en cada caso: pasos de instalaciones eléctricas, esconder instalaciones de conductos, bajar la altura interior del edificio para mejorar los rendimientos de climatización, etc.

A la hora de diseñar un sistema de control de humos debemos tener en cuenta que todos estos elementos que definen el techo suspendido son elementos que condicionan o bien  imposibilitan la salida del humo. Asimismo, deben considerarse de forma específica según el apartado 6.10 de la norma UNE EN23585-17.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre los techos suspendidos?

Cuando hablamos de techos suspendidos cerrados, debemos saber que estos deben ser tratados como la parte superior de la capa de humos.

Por su parte, en el caso de los techos suspendidos parcialmente abiertos en más del 30% de su superficie y con el área libre geométrica uniformemente distribuida, no será necesario tenerlos en cuenta cuando se considere el movimiento de los humos de forma natural. En el caso que estemos planteando una extracción mecánica, no será necesario tenerlos en cuenta con más del 25%.

Los techos suspendidos cerrados deben tratarse como la parte superior de la capa de humos.

Si en nuestro diseño debemos considerar pantallas de canalización o cortinas para humos debemos considerar que estas deben continuar por encima del techo suspendido hasta la cubierta, excepto en los techos suspendidos cerrados para los que se aplicarán los requisitos del apartado 6.10.2.1. de la UNE EN 23585-17.

Si hay evidencias de que el techo suspendido no se romperá y caerá al estar expuesto a la temperatura de los gases calientes prevista en el proyecto, las pantallas de canalización y las cortinas de humos no necesitan continuar por encima de aquellos techos suspendidos cerrados.

¿Cuándo considerar el espacio intermedio como una cámara plénum?

Cuando el espacio por encima de un techo suspendido parcialmente abierto tenga menos del 30% de la superficie geométrica libre y se considere el movimiento de humos de forma natural, o menos del 25% cuando se considere de forma mecánica. 

Según citamos anteriormente para techos suspendidos parcialmente abiertos, cuando el espacio por encima del techo suspendido sirve como cámara plénum, todos los cálculos de diseño para los humos por debajo del techo suspendido deben tratar al techo suspendido, como la parte superior de la capa flotante de humos.

Consideramos el espacio intermedio como una cámara plénum cuando el espacio por encima de un techo suspendido parcialmente abierto tenga menos del 30% de la superficie geométrica libre.

Para concluir, es importante conocer que según la norma UNE EN23585-2017 considera una cámara plénum en su conjunto considerando todas sus partes integrantes (techos suspendidos, cortinas de humos, aireadores, aberturas de techo…) formando así un SCTEH completo. este sistema debe proporcionar todos los datos como parte de la documentación técnica requerida en el apartado 4.1 de la norma (Objetivos de diseño). Así pues, debemos considerar la cámara plénum como un todo y que es capaz de superar la exposición prevista a las temperaturas de diseño de los humos sin ningún tipo de fallo o colapso previsible.

Con todo, recuerda la importancia de tener en cuenta todas estas consideraciones con el fin de lograr que un SCTEH cumpla las funciones de forma óptima y sea eficiente.

 

Comparte

Deja una respuesta