• Blog

La toxicidad del humo y su influencia en la visibilidad

Alejandro Adán

Senior Fire Engineer

El diseño de los SCTEH viene regulado por la Norma UNE 23585, y requiere de la resolución del comportamiento de los humos que genera un incendio de origen accidental mientras la instalación se encuentra activa.

En anteriores artículos se ha detallado que el cálculo que se describe en la Norma UNE 23585 para resolver el comportamiento del humo podría definirse como un Modelo de Zona Simplificado, tanto que permite abordar un problema de elevada complejidad incluso de forma manual o en el mejor de los casos apoyado en una hoja de cálculo. Sin embargo, la información que se obtiene sobre lo que sucede con el humo es escasa.

Otra de las cuestiones que se han planteado en este blog es que la Norma UNE 23585, como norma de diseño que es, permite el uso de programas informáticos específicos para aplicar un Modelo de Zona (Avanzado). Esta alternativa genera una cantidad de información respecto a lo que sucede con el humo mucho más amplia que la que ofrece el Modelo de Zona Simplificado indicado anteriormente.

Un campo interesante en el que permite ahondar la aplicación de los Modelos de Zona mediante programas informáticos es el de conocer en detalle la composición de la masa de humos, especialmente a nivel de su toxicidad. Es posible conocer cómo la presencia del humo afecta, por ejemplo, a las concentraciones de oxígeno, monóxido de carbono y dióxido de carbono. Además, también se puede evaluar su influencia sobre los niveles de visibilidad.

Evolución de la concentración de CO2 sobre las vías de evacuación.

¿Resulta útil conocer la composición de la masa de humos?

Cuando se aborda el diseño del SCTEH a partir del Modelo de Zona Simplificado que se describe en la Norma UNE 23585, se parte de la premisa de que las vías de evacuación siempre van a estar libres de humo, dado que se escogen valores de altura libre suficiente, y por tanto resulta irrelevante conocer la composición de la masa de humos.

Sin embargo, es sabido que entre la capa de humos y la zona completamente libre de humos existe la denominada zona de transición, con presencia de humos más diluidos en el aire. Para aquellos casos en los que la altura libre quede próxima a las vías de evacuación, algo habitual en sectores de incendio no industriales, resulta fundamental conocer la composición del humo, puesto que es posible, en función de la toxicidad del mismo, que incluso estando diluidos en el aire puedan ocasionar un deterioro importante.

Evolución de la masa de humos sobre las vías de evacuación.

Para este tipo de situaciones, también resulta capital que el cálculo de la resolución del comportamiento de los humos maneje la variable tiempo, cuestión que no está al alcance del Modelo de Zona Simplificado que planea la Norma UNE 23585. Cuando se emplea un programa informático para aplicar un Modelo de Zona (Avanzado), se tiene información de cómo varían las condiciones ambientales como consecuencia de la toxicidad del humo en función del tiempo. De la misma forma, puede determinarse el tiempo que se requiere para evacuar el sector. Toda esta información va a permitir obtener el diseño del SCTEH más preciso posible, de tal forma que se garantice que su accionamiento protege las vías de evacuación durante la salida de los ocupantes (Seguridad de las Vidas), o aumentar la exigencia sobre la instalación si se pretende que sostenga unas determinadas condiciones ambientales hasta la llegada del servicio de bomberos (Ayuda al Servicio de Bomberos).

En definitiva, una mayor información sobre aquello que sucede con la masa de humos que genera un incendio siempre va del lado de la consecución de un diseño del SCTEH más preciso y seguro. En determinadas situaciones, conocer la toxicidad del humo representa un valor diferencial a la hora de tomar decisiones relativas a la configuración de la instalación. Cabe destacar que obtener más y mejor información sobre todo aquello que rodea a un incendio pasa por emplear las herramientas de cálculo más avanzadas, motivo por el que en COTTÉS abogamos por ello.

Comparte

Deja una respuesta