Ir a la web
Artículo técnico

¿Cuál es la presión neumática necesaria para vencer la carga de nieve de un aireador?

27 octubre, 2016

Conforme a exigencias de la norma UNE EN 12101-2 (Especificaciones de los aireadores naturales de extracción de humos y calor) los aireadores deben estar clasificados dentro una categoría SL.

La SL o Snow Load de un aireador, se denomina a la carga que deberán vencer las compuertas o lamas de un aireador hasta llegar a su posición operativa de trabajo.

La norma UNE EN 12101-2 clasifica la carga de nieve que deberán cumplir los aireadores entre las siguientes,

  • SL 0
  • SL 125
  • SL 250
  • SL 500
  • SL 1000

Por tanto para los ensayos de carga de nieve pueden emplearse unas cargas (kg) repartidas en superficie, para obtener la fuerza de ensayo (kgf o kp)

El símbolo kp significa kilogramo-fuerza, unidad equivalente a la fuerza que ejerce la gravedad sobre un kg de carga.

1 kp = 1 kgf = 1 kg × 9,80665 m/s² = 9,80665 kg m/s2 = 9,80665 N.

Por tanto, para una SL determinada y en función de las dimensiones del equipo se van requerir motores que ejerzan mayor fuerza (Newtons) previsiblemente con mayor consumo de amperios.

O bien cilindros neumáticos que requieran ejercer una mayor fuerza (Newtons), previsiblemente de mayor diámetro del émbolo o bien presión de alimentación.

En aplicación del CTE, la carga de nieve exigible a un aireador dependerá entre otros factores, de la altura y  localización geográfica donde éste se pretenda instalar.

Los fabricantes de aireadores de lamas generalmente ensayan los aireadores para poder dar cobertura a todas las posibles cargas de nieve indicadas anteriormente, salvo algunos determinados tipos de aireadores y fabricantes de aireadores de doble compuerta que tan solo están  ensayados para una carga de nieve máxima de SL 500.

Ensayo carga de nieve en aireador de doble compuerta

presión neumática de aireadores de lamas

La carga de nieve seleccionada para un aireador, deberá aparecer entre otros valores y características técnicas en el marcado CE que debe incorporar como un elemento más cada unidad de aireador instalado en cubierta. Este paso de etiquetado, lo debe realizar únicamente el fabricante del aireador y antes de que éste salga por la puerta de su almacén, identificando y definiendo claramente, las prestaciones que es capaz garantizar.

Hasta aquí nada nuevo que no conozcamos a estas alturas, pero, qué pasa con la presión neumática?

Será la misma presión neumática para una SL 125 que para una SL 1000?

Una vez que los aireadores llegan a obra, nos encontramos que tenemos unos aireadores perfectamente identificados, con su garantía de marcado CE, su carga de nieve indicada  acorde a las exigencias de proyecto, etc… pero, ahora que el fabricante ya ha cumplido con su encargo, entran las manos del especialista en la instalación de sistemas de  control de humos.

Las empresas instaladoras de los sistemas de control de humos, son las responsables de garantizar el correcto funcionamiento de los aireadores instalados.

Para ello, deben dimensionar cada instalación de forma única y acorde a las características y necesidades de los aireadores que se deban a instalar, diámetro de las líneas neumáticas, tiempos de apertura, acondicionamiento de válvulas de escape rápido, distribución del circuito en función de los depósitos de humos, capacidad de los calderines de los compresores o botellines de co2,  etc..

En el caso de los aireadores neumáticos y dependiendo de la carga de nieve exigible, los fabricantes de aireadores llegan a solicitar hasta 20 bar de presión neumática para poder garantizar la apertura del aireador dependiendo la carga de nieve exigida, pero si por el contrario, el instalador no garantiza esta presión, nos encontramos con un aireador correctamente diseñado por el fabricante, pero que a causa del su incorrecto dimensionado de instalación neumática, no funcionará si se dan las condiciones para la cual ha sido diseñada su SL.

Dependiendo de la SL que resulte instalar en determinadas instalaciones, es prácticamente imposible garantizar a través de un compresor las demandas de presión que exigen los fabricantes de aireadores. Un compresor de “alta presión” no nos va a ser capaz de garantizar más allá de los 12-13 bares presión a la línea neumática. Así que el sistema de alimentación neumática a prever en estas determinadas instalaciones donde sea necesario instalar una SL elevada, deberá considerarse muy probablemente la instalación de botellines de Co2 para la activación de emergencia del sistema, y sólo se podría utilizar un compresor convencional (normalmente de entre 6-8 bar)  para realizar maniobras de ventilación natural diaria.

Cómo podemos identificar en obra que las presiones instaladas son las correctas?

Realizar una prueba de apertura de los aireadores instalados incorporando el peso correspondiente a la nieve indicada, o bien solicitar  un cálculo que justifique las presiones consideradas en función de las indicaciones del fabricante para garantizar la SL solicitada.

 

 

You Might Also Like

Sin comentarios

Comentar