• Blog

Free cooling: ventilación natural para mejorar la eficiencia energética

El término free cooling, enfriamiento gratuito si lo traducimos de forma literal del inglés, hace referencia a un proceso por el cual se consigue la ventilación natural de los edificios al mismo tiempo que se apuesta por la eficiencia energética, ya que se trata de una técnica que no necesita casi energía. En concreto, el free cooling se basa en una idea muy simple: el intercambio de aire. Es decir, aprovechar la baja temperatura exterior para enfriar una estancia, local o edificio.

Sin duda, el free cooling es una de las tecnologías más eficientes que existen ya que filtra el aire del exterior, se eliminan sus impurezas y se utiliza para enfriar otra zona. Es la alternativa sostenible a la generación y producción de aire frío con un sistema de climatización clásico. Desde Cottés, apostamos por la gestión energética eficiente y por ello, a la hora de realizar nuestras instalaciones en protección contra incendios y SCTEH también ponemos en valor la iluminación o la refrigeración natural. En este sentido, aquí repasamos las preguntas clave sobre free cooling o enfriamiento gratuito.

¿Cómo funciona el free cooling?

Los sistemas de free cooling funcionan cuando la temperatura del aire exterior es inferior a la del interior. Con esta técnica lo que se hace es utilizar el aire exterior filtrado para enfriar una estancia en vez de hacer recircular aire del propio espacio, que es como funcionan los sistema de climatización convencional.

Además de los sistemas de free cooling por aire, también existen los sistemas de enfriamiento gratuito por agua o por migración de refrigerante. En cualquiera de los tres casos, el objetivo es el mismo: reducir al máximo la energía necesaria para climatizar un espacio. Y es que es importante recordar los beneficios de la eficiencia energética en cualquier industria o empresa: mejora la productividad y el rendimiento, aporta salud y se reducen los gastos y costes, entre otros.

Otra opción con la que podemos conseguir un efecto similar, pero sin llegar a filtrar y tener que tratar el aire, es beneficiándonos de la instalación de aireadores en cubierta para el control de humos en caso de incendio. En verano, durante el día, los edificios tienden a acumular calor en las zonas más altas del edificio. Por la noche, cuando la temperatura exterior es mucho más baja que la del interior, podemos conseguir una recirculación del aire sin ningún tipo de consumo y con un coste cero a través de la apertura programada de los aireadores de cubierta, consiguiendo así eliminar el aire caliente al exterior y bajando la temperatura del interior de un edificio.

Nuestros sistemas de control para la gestión de la ventilación permiten mediante sondas, analizar la temperatura interna, externa, humedad y radiación en cualquier edificio y en función de la programación que se le desee en cada caso, activar de forma automática la apertura o cierre de los aireadores de cubierta.

Aplicaciones del sistema de refrigeración natural free cooling

Aunque pueda parecer más lógico que durante la época de invierno lo que demanda un edificio sea calefacción y no aire frío, sí existen locales o inmuebles que por sus características o actividad necesitan refrigeración todo el año. En este sentido, el free cooling entra en funcionamiento y se abren unas compuertas que permiten la entrada del aire exterior y una vez filtrado se impulsa hacia dentro del local.

Es el caso de locales comerciales, cines, teatros, auditorios, salas de fiesta, centros de procesamiento de datos, comercios con gran uso de neveras y congeladores, etc., espacios en los que la temperatura sube fácilmente, por lo que el aire de fuera suele estar siempre a una temperatura inferior, incluso en periodos estivales. Por lo tanto, en este tipo de lugares es una solución factible para grandes periodos del año, lo que supone una reducción energética y en la factura final muy importante.

Ventajas de los sistemas de free cooling

Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, incluir subsistemas de free cooling es obligatorio en todos los sistemas de climatización todo aire de potencia útil nominal mayor que 70 kW en régimen de frío. Esto es porque se trata de una forma de refrigeración natural muy eficiente. Además, estas son las otras ventajas que presentan los sistemas de free cooling:

  • Supone un ahorro energético considerable.
  • Es un sistema sostenible: reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera y, por tanto, supone una ventaja competitiva en cuanto a cuidado del medioambiente.
  • Realiza una distribución homogénea del aire fresco del exterior en el interior.
  • Permite una ventilación efectiva del espacio al mismo tiempo que lo refrigera.
  • Elimina el calor remanente del interior que captan paredes y mobiliario de espacios en los que se genera muy altas temperaturas.
  • Mejora la calidad del aire interior de los edificios.

En Cottés somos expertos en refrigeración natural por lo que, si quieres incluir o adaptar este tipo de sistemas en tu planta logística, oficina o industria, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Comparte

Deja una respuesta