• Blog

¿Por qué usar los sistemas de extinción de incendios por gas en data centers?

sistemas-extinción-incendios-por-gas-data-centers

Actualmente numerosas empresas están apostando por la transformación digital. Y, los data centers (o centros de procesamientos de datos) se han convertido en un elemento esencial para almacenar, gestionar y proteger los datos que una empresa necesita en su día a día. 

Estos centros de datos pueden verse afectados por incendios, hechos que pueden provocar pérdidas millonarias de datos y generar una pausa en la actividad de cualquier negocio. Todos recordamos el incendio del centro de OVH en Estrasburgo y cómo afectó al funcionamiento del aeropuerto de la ciudad, a la plataforma francesa de comercio en bitcoins Coinhouse o al museo parisino del Centro Pompidou entre otras muchas instituciones.

Ejemplos como este demuestran que es fundamental contar con un plan completo de protección contra incendios en cualquier data center, que tenga en cuenta un sistema de extinción seguro y fiable capaz de evitar la propagación de las llamas. Pero ¿qué solución elegir entre todas las existentes hoy en día?  Los sistemas de extinción por gas pueden ser la opción ideal para los data centers.  

¿Qué son realmente los sistemas de extinción de incendios por gas?

Como su propio nombre indica, son sistemas que utilizan gases para combatir el fuego. Y a diferencia de otras soluciones más convencionales basadas en agua o polvo, estos sistemas son considerados “limpios” al no provocar residuos a la hora de extinguir las llamas. 

En cuanto a su composición, suelen estar formados normalmente por 3 elementos destacables:

  • Cilindro o batería de cilindros, el lugar donde se almacena el gas extintor a alta presión.
  • Red de tuberías, el elemento que permite distribuir el agente extintor hacia la zona donde se necesita (teniendo que ser suficientemente resistente para aguantar el gas a alta presión).
  • Red de boquillas o difusores, las encargadas de descargar el gas de manera uniforme en el lugar donde se encuentra el incendio. 

Y su funcionamiento suele ser el siguiente: cuando se dispara la alarma de incendios, estos sistemas generan orden de disparo, lo que provoca la abertura de las válvulas de descarga que mantienen el gas en el sistema de almacenamiento. Una vez descargado, el gas discurre por las tuberías hasta las boquillas, capaces de descargar el agente extintor de manera uniforme en todo el riesgo.

¿Qué tipos de gases se suelen utilizar en estos sistemas de extinción?

En la actualidad, existen diferentes tipos de agentes gaseosos contra incendio, pudiendo destacar principalmente 3 opciones: 

  • Anhídrido carbónico CO2: este gas se almacena de forma licuada y es capaz de apagar el fuego reduciendo la cantidad de oxígeno hasta niveles tan bajos que el ambiente no es propicio para la combustión. Y aunque es muy efectivo, es importante tener en cuenta que se necesitan concentraciones elevadas y el gas puede ser peligroso para las personas, por lo que no es recomendable para lugares en los que haya trabajadores.  Es, sin embargo, el gas más adecuado para la extinción de recintos con aberturas no cerrables y el único que puede utilizarse como sistema de aplicación local (dirigido directamente a equipos como motores, transformadores, etc.).
  • Gases inertes: existen diferentes tipos de gases inertes, entre los cuales destacan el Argón o el Argón con mezcla de Nitrógeno. Sea como sea, este tipo de gases también requieren concentraciones elevadas y consiguen desplazar el oxígeno en el aire reduciendo su concentración. Pero a diferencia de la opción anterior, se suelen almacenar comprimidos a presión. La gran ventaja de esta opción es que, cuando se utilizan puros, son totalmente inocuos para el medio ambiente, tanto a nivel de capa de ozono como de generación de efecto invernadero.
  • Gases fluorados: estos se almacenan como gases licuados y su mecanismo de actuación es diferente al de los gases inertes o CO2. Mientras que los anteriores trabajan reduciendo la concentración de oxígeno hasta condiciones suficientes para apagar el fuego, estos gases fluorados realizan su acción fundamentalmente alterando el desarrollo de la reacción química del fuego (impidiendo la continuación de la reacción en cadena). Además, destacan frente al resto porque se necesitan concentraciones más bajas y poseen una baja toxicidad para las personas (pudiendo usarse en áreas ocupadas). 

Estas son las 3 opciones más comunes y cada una tiene sus características particulares. Es importante seleccionar el más adecuado para cada caso, siempre teniendo en cuenta la naturaleza de la instalación, el riesgo a proteger y la ocupación de la zona protegida. 

Con todo lo que hemos comentado en mente, es importante saber por qué estos sistemas destacan frente al resto y qué ventajas pueden aportar a los centros de procesamiento de datos. Por ello, podemos terminar contestando a la siguiente pregunta…

¿Qué beneficios ofrecen estos sistemas de extinción de incendios por gas a los data centers?

Podemos destacar sobre todo los siguientes 2 puntos:

  • Menos daños: destaca, sobre todo, el hecho de que estos sistemas reducen los daños provocados por otros agentes extintores como el agua o el polvo. Como hemos mencionado antes, los sistemas de gas son soluciones limpias que no generan residuos, por lo que no dañan los servidores, los recursos eléctricos o los demás elementos tecnológicos que un data center puede tener  (conservando tanto los materiales como los datos que estos almacenan).
  • Acción rápida y continuidad del negocio: los sistemas de extinción mediante agentes gaseosos, combinados con sistemas de detección de alta sensibilidad, atacan el incendio en su primera fase, de forma que los daños por fuego se minimizan notablemente. Una vez que los sistemas de detección de alta sensibilidad confirman la existencia de un fuego incipiente, generan la orden de disparo, de manera que no se llega a producir un crecimiento del incendio que provoque daños. Además, en función de la gravedad, es posible que el diseño permita continuar la operación del centro de datos sin parada.

Pero, además, los gases también destacan por….

  • No ser conductores de electricidad, evitando así chispazos u otros fenómenos ignífugos.
  • Ser adecuados para diferentes tipos de riesgo y fuegos, por lo que es posible proteger desde un centro de proceso de datos hasta obras de arte (o incluso fuegos de determinados líquidos combustibles).
  • O no necesitar limpieza posterior, reduciéndose tareas posteriores a la extinción del incendio (algo que permitirá reactivar la actividad del data center en menor tiempo).

Sea como sea, hay que tener en cuenta que estos sistemas de extinción contra incendios por gas son solo un escalón más en cualquier plan de protección contra incendios y deben ir acompañado por otras soluciones (como sistemas de detección, sistemas de extracción de humos, sistemas de sectorización y mucho más). Y para poder realizar el plan más completo, es importante realizar un estudio pormenorizado de cada instalación concreta y los riesgos que debemos proteger en cada caso.

Comparte

Deja una respuesta