Ir a la web
Artículo técnico

Importancia de las cortinas como elemento del SCTEH e interacción con rociadores

9 febrero, 2017
cortinas de humo

Cortinas de humo y SCTECH

El Apartado 3. Términos, Definiciones, Símbolos y Unidades de la Norma UNE 23585 indica que las cortinas de humo son “una barrera para restringir la extensión del humo y los gases calientes desde el incendio, que forman parte de un depósito de humos o se utilizan como pantallas de canalización o como pantallas de borde de un vacío”.

La definición que se ofrece en la Norma UNE-EN 12101-1 en el Apartado 3. Términos, Definiciones y Símbolos es más concisa, señalando que se trata de “un dispositivo para canalizar, contener y/o evitar la migración de humos (efluente del incendio)”. Esta definición se completa en el Apartado 0.2. Función de las barreras de humos donde se especifican sus funciones típicas, siendo éstas:

  • Crear un depósito de humos que contenga y limite el desplazamiento del humo.
  • Canalizar el humo en una dirección predeterminada.
  • Evitar o retardar la entrada de humos en otra área o espacio.

La función de contención de los humos y gases calientes tiene una gran importancia para lograr el objetivo de la máxima seguridad para personas que pueden encontrarse en el interior, ya que está demostrado que cuando la evacuación se desarrolla bajo una masa de humos provoca situaciones de pánico que pueden resultar críticas. Gracias a la presencia de las cortinas el humo se concentra en una parte del establecimiento dejando libre la mayor parte del mismo.

Para asegurar la función de contención, las barreras contra incendios se fabrican a partir de materiales que restringen el paso de los humos. En concreto se elabora a partir de tejido de fibra de vidrio con acabado de poliuretano o silicona en ambas caras, unidas mediante una costura con hilo de acero. Así mismo, la barrera se encuentra en contacto con los gases calientes producto de la combustión cuyas temperaturas pueden alcanzar valores realmente elevados. Para garantizar su integridad las barreras se someten al ensayo tiempo/temperatura que se especifica en el Anexo D de la Norma UNE-EN 12101-1 y con el que puede obtener la siguiente clasificación:

Tabla 1. Categorías de clasificación normalizadas

Cortinas, SCTEH

Tabla 2. Categorías de clasificación para barreras de humo funcionando a temperaturas altas

Cortinas, SCTEH 2

En la nomenclatura de la clasificación, la letra “D” designa la temperatura que durante el ensayo la cortina se ha sometido a 600ºC de temperatura mientras que “DH” revela que este parámetro ha subido hasta los 1000ºC. Por su parte, la cifra que aparece a continuación revela el periodo que se ha prolongado el ensayo en minutos, donde la letra “A” se emplea para indicar que el ensayo ha rebasado los 120 minutos.

La cortina es un elemento de seguridad fundamental como parte de los Sistemas de Control de Temperatura y Evacuación de Humos, y como tal debe estar presente siempre que sea requerida la citada instalación. Cabe destacar que cuando la barrera vaya a coexistir en un establecimiento con rociadores, deberán respetarse una distancia mínima entre ellos para garantizar una correcta interacción. En el caso de rociadores ESFR, la Norma UNE-EN 12845 indica dentro de su Anexo P. Protección por rociadores ESFR, y en concreto en su Apartado P.11.7 Situación de rociadores ESFR relativa a cortinas de aire o humo, que la cortina se situará equidistante entre ramales, admitiendo una desviación en este precepto de ±200mm.

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Contestar Manuel 11 febrero, 2017 at 9:46

    Muy interesante y útil. La verdad, los sistemas de SCTEH cada día cobran más valor e importancia y deben ser considerados como una parte fundamental en la evaluación de una protección contra Incendios correcta.
    Deben estar perfectamente coordinados con los sistemas activos de protección y trabajar en equipo, asegurando siempre que el rociador actúe primero en caso de incendió y sea la propia actuación de la coincidencia de alarma hidráulica (presostato y detector de flujo) la que actúe en el sistema de detección automática la apertura de los exutorios de los volúmenes/depósitos aceptados por el incendio, todo coordinado perfectamente.
    Lo anterior no siempre es así, siendo en muchos casos la acción humana la que actúa la evacuación de humos, incluso híbridos entre varias opciones.
    Está claro que cada protección requiere un estudio individual, ya que no todos los casos son iguales, pero desde luego mi humilde opinión como profesional del sector es que los sistemas deben actuar independientemente del factor humano, siempre asegurando su correcto diseño, funcionamiento y por supuesto mantenimiento.

    Gracias por ilustrarnos y ayudarnos a saber cada día un poquito más sobre este apasionante Mundo de los SCTEH

    • Contestar admin 23 febrero, 2017 at 8:29

      Muchas gracias a ti, Manuel, por tu interesante comentario. ¡Nos ha encantado! Un saludo

    Comentar